¿Cuáles son los tipos de calefacción más utilizados?

¿Cuáles son los tipos de calefacción más utilizados?

Cada sistema de calefacción dispone de una serie de ventajas y desventajas que los usuarios deberán analizar para elegir el modelo que mejor se adapte a sus necesidades. Normalmente, las personas buscan un tipo de calefacción que les ayude a ahorrar en su factura y que sea lo suficientemente eficiente para poder calentar las estancias de su hogar o local comercial.

Para ello, es importante que conozcan los diferentes tipos de calefacción que existen antes de comenzar con el montaje y diseño de sus instalaciones de climatización. Para escoger el mejor sistema de calefacción se deberán tener en cuenta ciertas variables como el tipo de clima donde se encuentra la vivienda o local, las características de las habitaciones e instalaciones del lugar y la cantidad de personas que transitan y habitan en ellas. También habrá que tener en cuenta el espacio de las estancias donde se realizará la instalación del sistema de climatización, puesto que hay algunas instalaciones que son más voluminosas que otras y no todos los espacios están adaptados y preparados para ellas.

Calefacción eléctrica

En este tipo de calefacción se utiliza la electricidad como combustible para generar energía calorífica, mediante la utilización de un aparato eléctrico. Este calefactor dispone de una resistencia eléctrica por la cual pasa la corriente, que convierte la electricidad en calor.

La calefacción eléctrica es probablemente uno de los tipos de calefacción que más se emplean en los hogares españoles por su sencilla instalación y las múltiples ventajas que aporta. La electricidad se trata de una energía limpia, a diferencia del gas con el cual pueden producirse escapes que llegarían a ser perjudiciales para la salud humana. La calefacción eléctrica, además, no depende de bombonas puesto que el suministro eléctrico es continuo e ininterrumpido.

A pesar de sus múltiples ventajas, una de las mayores desventajas de este tipo de calefacción es que no es económica, puesto que aumenta considerablemente el total a pagar en la factura de la luz. Para beneficiarnos de la calefacción eléctrica deberemos aumentar la potencia contratada con nuestra compañía suministradora de electricidad, pagando el coste proporcional.

Tipos de calefacción eléctrica

Bombas de calor

Las bombas de calor se nutren de la energía eléctrica para funcionar, pero no para generar calor. Este aparato se basa en los principios de la termodinámica para transportar energía calorífica de un ambiente o elemento (agua, aire…) a otro.

Gracias a la reutilización de la energía, las bombas de calor se han convertido en la opción principal para aquellos que estén más concienciados con el cuidado del medioambiente. Además, la utilización de bombas de calor como climatización puede suponer un ahorro económico de hasta el 70% en comparación con los tipos de calefacción convencionales.

Existen diferentes tipos de bombas de calor según el elemento desde el cual tomen la energía calorífica para transportarla y dependiendo de dónde vaya a ser transportada esta energía.

  • Bomba de calor aire-aire: El calor se extrae del aire para transferirlo de nuevo al aire de otro ambiente.
  • Bomba de calor aire-agua: El calor se toma del aire para transferirlo a un circuito con agua y calentarla.
  • Bomba de calor agua-agua: El calor se transfiere de un circuito de agua a otro.

Calefacción por infrarrojos

La calefacción por infrarrojos es uno de los tipos de calefacción más novedosos pero que todavía no se han popularizado. En este sistema se instalan paneles que reciben energía eléctrica para después convertirla en ondas infrarrojas que irradian calor. Los fabricantes de estas instalaciones de calefacción defienden que son sistemas totalmente seguros para la salud humana y que además son muy eficientes y capaces de calentar cualquier espacio amplio.

Calefacción por gas

La calefacción por gas es otro de los tipos de calefacción más populares en España junto a la calefacción eléctrica, aunque esta tipología ofrece un precio mucho más económico, puesto que el kWh de gas en comparación con la electricidad es mucho menor, suponiendo un gran ahorro a la larga.
Las calderas que utilizan gas como combustible para generar calor tienen una ventaja añadida, y es que pueden generar tanto agua caliente como calefacción.

Para generar calor, los sistemas de calefacción por gas utilizan el gas natural, gas butano o gasoil, siendo el primer tipo el más recomendado y seguro.

El inconveniente del gas butano y el gasoil es que son contaminantes y peligrosos para la salud y seguridad humanas. Las calderas deben estar en constante vigilancia y estar recogidas en una habitación segura y ventilada para evitar posibles escapes de gas. Aunque la energía del gas natural es más respetuosa con el medio ambiente, sigue siendo ligeramente contaminante, aunque es una buena opción para aquellos que deseen disponer de una instalación de calefacción por gas.

Calefacción radiante

La calefacción radiante se basa en un sistema de tuberías distribuidos bajo el suelo que permiten que el calor se expanda de abajo a arriba, fomentando la eficiencia de la instalación y permitiendo que el calor se conserve por más tiempo.

La ventaja de estos sistemas de calefacción radiantes es principalmente que supone un ahorro considerable, no solo económico si no también energético. Al ser más eficiente que otros tipos de calefacción puede calentar cualquier estancia en poco tiempo y de forma muy cómoda y práctica, sin necesidad de instalar radiadores u otros elementos.

Por otro lado, es un tipo de instalación mucho más compleja que requiere de una reforma en el hogar, por lo que supone un desembolso económico inicial mucho mayor que en otros tipos de calefacción.

Calefacción mediante biomasa

Mediante la utilización de la biomasa podemos utilizar combustibles limpios y respetuosos con el medio ambiente para generar energía calorífica de forma segura y efectiva. Las instalaciones más recurridas de este tipo son las calderas de pellets, que utilizan estos elementos elaborados a partir del serrín de la madera para generar calor y distribuirlo en las estancias mediante radiadores u otros aparatos.

Tipos de calefacción

¿Necesitas más información sobre los tipos de calefacción que existen y cuál es el mejor para adaptarlo a tus instalaciones? En Tusocal Instalaciones Industriales te aconsejaremos para que escojas el sistema que mejor te convenga y que además, te ayude a ahorrar dinero mientras calienta tus estancias de forma eficiente.


Los comentarios están cerrados