Una empresa dedicada a los sistemas contra incendios, ha de ostentar tanto personal especializado como material y productos específicos y de última generación.

El plan para la prevención de incendios en inmuebles debe realizarse atendiendo varios factores. Entre los factores que hay tener en cuenta es el fin del edificio. Así, los expertos en prevención contra fuegos descontrolados, deberán tener muy claro qué tipo de inmueble tendrá que ser protegido.

La disposición de extintores, puertas cortafuego y otros elementos, variará mucho en función de las actividades dadas en el interior del edificio, así como respecto a su distribución, estructura, materiales de construcción…

Entre los dispositivos y sistemas empleados frecuentemente por los grupos dedicados a este ámbito, destacan los CCTV (Circuitos Cerrados de Televisión), los extintores, las alarmas de aviso, los detectores de humo…

Son muchas las posibilidades que hoy en día ofrece el sector dedicado a la prevención de incendios. Entre ellas, la instalación de cerrajería y puertas especialmente dedicadas a prevenir o mitigar un posible incendio o escape de gas o humo.

Empresa de mantenimiento de sistemas contra incendios en Zaragoza

Con la asistencia de una empresa de mantenimiento de sistemas contra incendios, los usuarios podrán gozar de seguridad y fiabilidad en su edificio.

Con el fin de lograr las mejores opciones y evitar situaciones indeseables, una de las propuestas es la colocación de puertas y cerraduras especiales. Estamos hablando de sistemas de vías de escape, elementos fundamentales si queremos proteger una fábrica, institución, comunidad… contra los incendios y otras incidencias potencialmente peligrosas. Los sistemas para vías de escape que propone nuestra empresa dedicada al mantenimiento de dispositivos contra escapes de gases, de humos y fuegos descontrolados, son elementos clave.

Por ejemplo, una empresa de mantenimiento en este ámbito debe estar preparada para la instalación, reparación o modificación de barras antipánico y cerraduras cortafuego.

Las barras antipánico son especialmente interesantes para facilitar una rápida salida del edificio.

Lo cierto es que cuando surge un fuego en un inmueble, el pánico puede tomar por sorpresa al usuario. A veces, las puertas no pueden ser abiertas desde el interior, sobre todo cuando se asocia el factor pánico a una aplicación excesiva de elementos de protección interior.

Es el caso de los pasadores, las cadenas y diversos elementos de que se sirven algunos usuarios. Con las barras antipánico la huida rápida de un incendio estará asegurada.

Los usuarios tan solo deberán empujar la puerta para así lograr un escape rápido y exento de problemas.

En las empresas dedicadas a evitar incendios en edificios, los operarios se dedican tanto al montaje como al mantenimiento de barras antipánico, pulsadores de emergencia, cerraduras cortafuego…

El cuidado periódico de todos estos elementos es primordial, especialmente cuando estamos hablando de centros comerciales, comunidades de vecinos o edificios con mucho tránsito. En este tipo de edificios los dispositivos de seguridad pueden fallar por un mal uso, por una falta de mantenimiento o por actos vandálicos.

En cualquiera de los casos, un contrato de mantenimiento puede resultar la alternativa más interesante. Con la firma de un contrato de este tipo, el cliente no se compromete a nada ni, por supuesto, tiene que pagar nada por adelantado. Simplemente será avisado cuando sea el tiempo de revisar las instalaciones dedicadas a la prevención de incendios.

Sistemas contra incendios en edificios

Uno de los dispositivos más comunes en los sistemas contra incendios en edificios, es el extintor. Estamos muy acostumbrados a verlos, sin embargo a veces no somos del todo conscientes de su importancia y de que deben mantenerse en buenas condiciones.

La empresa dedicada a la prevención y al mantenimiento de sistemas contra incendios, deberá anticiparse a los acontecimientos y llamar con tiempo a los interesados.

De esta manera, se concertará la cita y se comprobará el estado de los extintores, su carga, su mecanismo de funcionamiento, su correcta disposición… Por supuesto, otros muchos dispositivos también deberán ser examinados minuciosamente, aparatos tales como los mencionados CCTV, los difusores de agua, los dispositivos para vías de escape, los depósitos de agua y redes hidráulicas antiincendios…

Asimismo deberán ser comprobados los aislamientos ignífugos en empresas o naves en los que se realizan actividades potencialmente peligrosas. Se realizará detección perimetral, se revisará el funcionamiento de los detectores de humo y se llevarán a cabo cuantos trabajos se precisen para asegurar al edificio en uno de sus aspectos más importantes.

Hay que tener en cuenta que todo mecanismo contra incendios debe funcionar a la perfección cuando se da el problema. Desde cerraduras especiales anti fuego, hasta extintores y aislamientos ignífugos, todo deberá ser examinado con escrupulosidad, siempre bajo parámetros profesionales.

Rociadores contra Indencios

Uno de los sistemas de seguridad contra más eficaces en edificios e industrias son los rociadores contra incendios.

Se trata de pequeñas bocas distribuidas uniformemente por el techo que activan la descarga de agua en caso de detectar un incendio.

Gracias a estos rociadores se puede sofocar un incendio rápidamente o, en todo caso, minimizar el alcance de este.

El sistema de rociadores contra incendios es un sistema independiente del resto de sistemas de prevención. Su instalación es relativamente sencilla ya que se compone de los propios rociadores (boquillas de salida), conectados a una red hidraúlica de agua a presión.

Estos rociadores se activan automáticamente al detectar una subida inusual de la temperatura del agua, descargando toda el agua y sofocando así el incendio.

Debido a su eficacia y sencillez, se trata de un sistema de prevención y extinción de incendios muy utilizado en todo tipo de edificios.

Hay que tener en cuenta que, aunque en su mayoría se trata de rociadores de agua, en instalaciones especiales, donde el agua está desaconsejada para la extinción de incendios, se puede rociar otro tipo de material para la extinción del fuego.

En estos casos debe contactar con especialistas en medidas de prevención de incendios para encontrar las instalaciones más adecuadas para cada caso particular