CÓMO LEER LA ETIQUETA DE UN EXTINTOR

CÓMO LEER LA ETIQUETA DE UN EXTINTOR

Dado que los extintores son fundamentales para atajar los incendios, es muy importante que sepamos cómo leer la etiqueta de un extintor. Estos elementos son utilizados en inmuebles muy variados; tanto viviendas como zonas institucionales y muchas otras, deben protegerse de los fuegos descontrolados a través de instalaciones y productos que cumplan la normativa.

Para saber cómo entender la etiqueta de un extintor, hay que tener en cuenta las letras y símbolos que aparecen en los rótulos.

Por su puesto, los guarismos y la simbología no se ponen porque sí, sino atendiendo a las normas de la UNE 23120 sobre Mantenimiento de Extintores contra Incendios.

Sin embargo, no se hace extensiva la necesidad de rotular la etiqueta en casas. Las viviendas particulares pueden o no poseer extintor, pero los lugares comunes (por ejemplo hospitales, oficinas, fábricas) están obligados a incorporar el sistema, además de aplicar la mencionada etiqueta.

En las inscripciones aparecen datos sobre diversos aspectos.

Entre los datos que deben aparecer, se hallan tanto las fechas de inspección o prueba como de vencimiento de la misma; o sea, deberá aparecer la fecha en la que debe realizarse la próxima inspección.

En cuanto a la manera de disposición y material, el organismo fija que deberá ser asegurado al cuerpo del extintor.

Si bien no existe una reglamentación estricta sobre materiales del etiquetado, es importante que todas las etiquetas de extintores estén perforadas con un agujero para hacer posible su uso en exteriores.

De este modo, pueden ser fácilmente plastificadas y no padecen las consecuencias de la lluvia y los fenómenos meteorológicos. Incluso para saber cómo leer la etiqueta del extintor en las condiciones más difíciles, algunos proveedores facilitan etiquetas con plastificados impermeables y luminiscentes en la oscuridad.


ENTENDER LAS LETRAS Y NÚMEROS DE LOS EXTINTORES

Cuando sucede un incendio, algunas personas no saben entender las letras y números de los extintores, lo que dará lugar a demoras en la extinción del fuego.

ENTENDER LAS LETRAS Y NÚMEROS DE LOS EXTINTORES

Cuando sucede un incendio, algunas personas no saben entender las letras y números de los extintores, lo que dará lugar a demoras en la extinción del fuego.

Las letras son un apartado particularmente importante en la inscripción de estos dispositivos contra incendios.

Los extintores vienen marcados con diferentes letras, normalmente desde la A la D.

También existe el extintor marcado con la letra K, siendo en este caso destinado a cocinas de empresas de la hostelería. Dichas letras definirán el tipo de incendio para el que es factible el uso del extintor.

-Extintores con la letra A. El símbolo será un triángulo con la A en su interior. Se destinan para extinguir incendios de materiales ligeros, tales como el papel, telas, madera natural o derivados…

Si quiere comprender las letras de su extintor, deberá saber que la letra vendrá acompañada de un número. El número no indicará en este caso el material, sino las dimensiones del incendio. A menor número, menor capacidad y por tanto menor viabilidad para la extinción de grandes incendios.

-Extintores con la letra B. En este caso, están preparados para extinguir fuegos descontrolados vinculados a grasas, gases… El símbolo es un cuadrado y dentro la letra B. Como ocurre en el otro caso, la letra B vendrá acompañada de un número relacionado con el tamaño del incendio a sofocar.

-Extintores con la letra C. Su destino son los incendios que comprometen infraestructuras o instalaciones eléctricas. El símbolo en el que hay que fijarse es en un círculo con una C dentro de él. Ese será el indicativo que nos haga saber (además del correspondiente número) a qué tipo de fuego podemos enfrentarnos.

-Extintores con la letra D. Se utilizan para sofocar fuegos descontrolados relacionados con metales. Carentes en este caso de números, el símbolo que los distingue es una estrella y, en su interior, la letra D.

Como vemos, letras y números deben entenderse a primer golpe de vista si el usuario desea sacar el mejor partido del extintor.


ETIQUETADO DE
EXTINTORES

En el etiquetado de extintores, pueden aparecer otras referencias que también deberán ser conocidas por los usuarios.

A pesar de que, a la hora de la verdad, esta información sea menos relevante que la anteriormente expuesta, conocer los tipos de extintores y las sustancias de extinción que integran, ayudará a profundizar en el conocimiento de los sistemas y dispositivos contra incendios.

Así pues, también podremos clasificar los extintores según el producto que atajará el fuego.

Los de agua son adecuados para incendios clasificados en las etiquetas de extintores como A. Por supuesto, están contraindicados para cualquier incendio que comprometa instalaciones de electricidad.

Los extintores de espuma son especialmente adecuados para los fuegos de tipo A y B, aunque como en el caso anterior, no hay que utilizarlos cuando el fuego se vincula con instalaciones eléctricas.

Los de agua pulverizada tampoco son adecuados para su utilización en instalaciones eléctricas, y vendrán marcados frecuentemente con las letras A y B.

Los únicos que sí son adecuados para apagar incendios originados en infraestructuras eléctricas, son los que integran polvo para ser dispersado a través del correspondiente dispositivo. Los especialistas lo recomiendan para su uso versátil (clasificación A, B y C) en inmuebles residenciales e institucionales, ya que no conlleva riesgo eléctrico. En cualquier caso, si tiene dudas con el etiquetado de los extintores, consulte con personal especializado en los sistemas de protección contra incendios.

Dado que los extintores son fundamentales para atajar los incendios, es muy importante que sepamos cómo leer la etiqueta de un extintor. Estos elementos son utilizados en inmuebles muy variados; tanto viviendas como zonas institucionales y muchas otras, deben protegerse de los fuegos descontrolados a través de instalaciones y productos que cumplan la normativa.

Para saber cómo entender la etiqueta de un extintor, hay que tener en cuenta las letras y símbolos que aparecen en los rótulos.

Por su puesto, los guarismos y la simbología no se ponen porque sí, sino atendiendo a las normas de la UNE 23120 sobre Mantenimiento de Extintores contra Incendios.

Sin embargo, no se hace extensiva la necesidad de rotular la etiqueta en casas. Las viviendas particulares pueden o no poseer extintor, pero los lugares comunes (por ejemplo hospitales, oficinas, fábricas) están obligados a incorporar el sistema, además de aplicar la mencionada etiqueta.

En las inscripciones aparecen datos sobre diversos aspectos.

Entre los datos que deben aparecer, se hallan tanto las fechas de inspección o prueba como de vencimiento de la misma; o sea, deberá aparecer la fecha en la que debe realizarse la próxima inspección.

En cuanto a la manera de disposición y material, el organismo fija que deberá ser asegurado al cuerpo del extintor.

Si bien no existe una reglamentación estricta sobre materiales del etiquetado, es importante que todas las etiquetas de extintores estén perforadas con un agujero para hacer posible su uso en exteriores.

De este modo, pueden ser fácilmente plastificadas y no padecen las consecuencias de la lluvia y los fenómenos meteorológicos. Incluso para saber cómo leer la etiqueta del extintor en las condiciones más difíciles, algunos proveedores facilitan etiquetas con plastificados impermeables y luminiscentes en la oscuridad.

Entender las letras y numeros de los extintores

Cuando sucede un incendio, algunas personas no saben entender las letras y números de los extintores, lo que dará lugar a demoras en la extinción del fuego.

Las letras son un apartado particularmente importante en la inscripción de estos dispositivos contra incendios.

Los extintores vienen marcados con diferentes letras, normalmente desde la A la D.

También existe el extintor marcado con la letra K, siendo en este caso destinado a cocinas de empresas de la hostelería. Dichas letras definirán el tipo de incendio para el que es factible el uso del extintor.

-Extintores con la letra A. El símbolo será un triángulo con la A en su interior. Se destinan para extinguir incendios de materiales ligeros, tales como el papel, telas, madera natural o derivados…

Si quiere comprender las letras de su extintor, deberá saber que la letra vendrá acompañada de un número. El número no indicará en este caso el material, sino las dimensiones del incendio. A menor número, menor capacidad y por tanto menor viabilidad para la extinción de grandes incendios.

-Extintores con la letra B. En este caso, están preparados para extinguir fuegos descontrolados vinculados a grasas, gases… El símbolo es un cuadrado y dentro la letra B. Como ocurre en el otro caso, la letra B vendrá acompañada de un número relacionado con el tamaño del incendio a sofocar.

-Extintores con la letra C. Su destino son los incendios que comprometen infraestructuras o instalaciones eléctricas. El símbolo en el que hay que fijarse es en un círculo con una C dentro de él. Ese será el indicativo que nos haga saber (además del correspondiente número) a qué tipo de fuego podemos enfrentarnos.

-Extintores con la letra D. Se utilizan para sofocar fuegos descontrolados relacionados con metales. Carentes en este caso de números, el símbolo que los distingue es una estrella y, en su interior, la letra D.

Como vemos, letras y números deben entenderse a primer golpe de vista si el usuario desea sacar el mejor partido del extintor.

En el etiquetado de extintores, pueden aparecer otras referencias que también deberán ser conocidas por los usuarios.

A pesar de que, a la hora de la verdad, esta información sea menos relevante que la anteriormente expuesta, conocer los tipos de extintores y las sustancias de extinción que integran, ayudará a profundizar en el conocimiento de los sistemas y dispositivos contra incendios.

Así pues, también podremos clasificar los extintores según el producto que atajará el fuego.

Los de agua son adecuados para incendios clasificados en las etiquetas de extintores como A. Por supuesto, están contraindicados para cualquier incendio que comprometa instalaciones de electricidad.

Los extintores de espuma son especialmente adecuados para los fuegos de tipo A y B, aunque como en el caso anterior, no hay que utilizarlos cuando el fuego se vincula con instalaciones eléctricas.

Los de agua pulverizada tampoco son adecuados para su utilización en instalaciones eléctricas, y vendrán marcados frecuentemente con las letras A y B.

Los únicos que sí son adecuados para apagar incendios originados en infraestructuras eléctricas, son los que integran polvo para ser dispersado a través del correspondiente dispositivo. Los especialistas lo recomiendan para su uso versátil (clasificación A, B y C) en inmuebles residenciales e institucionales, ya que no conlleva riesgo eléctrico. En cualquier caso, si tiene dudas con el etiquetado de los extintores, consulte con personal especializado en los sistemas de protección contra incendios.


Los comentarios están cerrados