Reglamento de instalaciones industriales

Reglamento de instalaciones industriales

El 12 de junio de 2017 vio la luz en el BOE el nuevo Reglamento de Instalaciones Industriales, una normativa para fijar las pautas y protocolos de adaptación de sistemas e infraestructuras adecuados a evitar incendios, a proporcionar energía, a refrigerar conducciones…

Las empresas dedicadas a las instalaciones industriales, conocerán tanto las normativas referentes a instalaciones contra incendios, como las referidas a la protección contra otras condiciones desfavorables o amenazantes.

Factores como el diseño de la construcción, la colocación de las instalaciones y maquinaria, períodos de inspección o mantenimiento, habrán de ser tenidos en cuenta. El Reglamento de Instalaciones Industriales ha sido modificado por necesidades evidentes, teniendo en cuenta las novedades en cuanto a evolución de sistemas y los requerimientos de dispositivos adecuados para su control. La norma incide en la normativa europea, uno de cuyos Reglamentos (nº 305/2011) se basa en las características de los elementos de construcción. Por su parte, el Reglamento nº 765/2008 incide en los requisitos para la comercialización de los equipos.

A partir del 12 de diciembre de 2018, es de obligatoriedad realizar todas las acciones de preservación, mantenimiento y prevención para hacer efectivo lo contenido en el Real Decreto 513/2017, todo ello relacionado con el RIPCI (Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios).

Además, será necesario ostentar la documentación que certifique el mantenimiento que deben darse según la UNE 23580.

¿QUÉ ES EL REGLAMENTO DE INSTALACIONES INDUSTRIALES?

Ante la relativamente reciente entrada en vigor y las nuevas medidas que deben implementarse, diversos responsables de empresas y profesionales de sector se preguntan qué es el reglamento de instalaciones industriales. El RIPCI contiene datos y propuestas con relación a la prevención de incendios.

Las instalaciones industriales han de estar provistas de sistemas lo bastante eficientes, pero también de la documentación que acredite muchos de los detalles y soluciones básicas contra situaciones de emergencia.

Las empresas que se dediquen al material de protección contra incendios, deberán facilitar certificados legales. En estos certificados habrán de describirse datos y pormenores sobre los equipos dedicados a la protección contra el fuego.

Los datos referentes a comprobaciones también deberán ser contenidos en la documentación, comprobaciones dadas tanto durante los exámenes realizados como después de ellos. El certificado que contiene la información genérica (modelo UNE 23580-1) habrá de ser firmado por la empresa que se encargue del mantenimiento. Igualmente, deberá ser firmado por la persona o entidad que recibe el servicio.

NUEVO REGLAMENTO DE INSTALACIONES DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS

Con el Nuevo Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios se pretende determinar, claramente, cuáles son las exigencias referentes a la instalación, al diseño, mantenimiento… de los sistemas de protección contra el fuego.

Por otra parte, se pretende una regulación en las situaciones en que esta no existen; es decir, sustituyen las situaciones no contempladas en las leyes específicas. Hay una excepción al respecto, y es la referente a los túneles de la red de carreteras del Estado, que se regirá por otra normativa.

Hay que incidir en que el RIPCI debe ser respetado escrupulosamente por las empresas dedicadas al montaje y mantenimiento de equipos. Las compañías dedicadas a la instalación y mantenimiento de sistemas contra incendios, se responsabilizan de una de las facetas más sensibles en la seguridad de inmuebles.

En espacios comerciales, institucionales y muchos otros, se debe lograr una protección no solamente para evitar incendios y huir de sanciones, sino sobre todo, para salvaguardar la propia vida.

Los expertos en el Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios lo son también en sistemas físicos para evitar los fuegos descontrolados, por ejemplo: rociadores automáticos, BIEs, así como dispositivos de refrigeración para evitar que ciertos conductos industriales alcancen temperaturas peligrosas.

El concepto Sistema de Protección Contra Incendios es muy amplio, abarcando facetas tan diferentes como la cerrajería o los extintores.

En cuanto a la protección contra el fuego, los profesionales realizan una planificación en la que también se tienen en cuenta el tipo de cerraduras que hay que montar, el tipo de puertas, de herrajes…

En definitiva, todo edificio industrial deben estar protegido contra posibles incendios y otras incidencias graves, todo ello mediante un plan perfectamente diseñado y personalizado, siempre de acuerdo a las necesidades del lugar. Pregunte sobre rociadores automáticos, sobre extintores, sistemas de polvo, barras antipánico, cerraduras cortafuego… y sobre toda la documentación que acredite una correcta instalación en empresas o industrias.


Los comentarios están cerrados