Aplicaciones del aire comprimido en la industria

Aplicaciones del aire comprimido en la industria

El uso del aire comprimido es muy recurrido en el sector industrial. Numerosas fábricas e industrias utilizan la energía neumática para hacer funcionar sus maquinarias. Mediante la neumática, se logra aumentar la presión del aire, que es un elemento elástico, para que al aplicarle una fuerza este se comprima, y al soltarlo, devuelva toda la energía acumulada.

Estos procesos se han utilizado desde el siglo XVII, lo que supuso uno de los grandes avances en la Revolución Industrial. Posteriormente, el uso y conocimiento de la neumática se ha ido mejorando y extendiendo a la mayoría de procesos industriales.

Funcionamiento de un circuito neumático

Los circuitos neumáticos se encargarán de crear, distribuir y controlar el aire comprimido que se transporta a través de los cilindros del sistema. Para generar aire comprimido, se deberá disponer de un compresor, que se encargará de elevar la presión del aire hasta los parámetros indicados. Posteriormente el aire llegará a un depósito mediante el cual se distribuirán por los cilindros a la presión y temperatura indicadas al inicio de la cadena. Tras la transmisión del aire a los cilindros, se produce el movimiento de un vástago o barra que accionará los elementos que se desean desplazar.

Otra de las partes de un circuito neumático son las válvulas, que regularán el flujo del aire comprimido, su dirección, caudal, y otros parámetros; un funcionamiento similar al de un interruptor eléctrico.

Ventajas del uso del aire comprimido

Usos del aire comprimido

El aire comprimido se utiliza en cualquier sector de la industria: metalúrgico, textil, químico, etc. por sus múltiples ventajas, entre ellas, la posibilidad de poder mover y accionar grandes maquinarias de forma rápida y sencilla.

Instalando un circuito neumático en su empresa, podrá beneficiarse de multitud de ventajas, como la gran seguridad que aporta el uso de los sistemas de aire comprimido. La instalación de estos sistemas no conlleva ningún riesgo de explosión o incendios que pudieran ser muy perjudiciales para la seguridad de la fábrica. Además, cuando se produce una sobrecarga del sistema, este es capaz de detenerse por si solo antes de que pudiera causar algún daño.

La energía neumática es un tipo de energía totalmente limpia y renovable, algo esencial ya que la industria ya genera suficientes agentes contaminantes, y utilizando este tipo de energía contribuyen a un mayor cuidado y conservación del medio ambiente. Además, a diferencia de otro tipo de energías no renovables, su uso es ilimitado, puesto que el aire es una fuente inagotable.

El aire comprimido, además es un elemento maleable del que se puede manipular fácil y rápidamente su temperatura o su dirección. Su presión puede regularse a conveniencia del proceso, con una gran agilidad, para adaptarse a cualquier necesidad o requerimiento del circuito.

Por último, el uso de la energía neumática es muy económico de utilizar, puesto que los sistemas neumáticos no suelen tener un precio muy elevado, y a la larga, supone una muy buena inversión para garantizar la productividad de la empresa.

Aplicaciones del aire comprimido

Ventajas del aire comprimido

En la industria, el aire comprimido puede aplicarse de dos formas distintas: como aire de energía o aire activo. El aire de energía se encarga de almacenar y transmitir energía, mientras que el aire activo forma parte de un proceso determinado, como puede ser la generación de aire medicinal respirable.

En muchos de estos sectores donde se utiliza el aire activo, se requiere que el aire comprimido sera puro y no contenga rastro de aceite, puesto que podría contaminar los productos fabricados. Este es el caso de sectores como el farmacéutico o el alimentario.

Aplicaciones del aire comprimido en la industria farmacéutica

Como hemos nombrado anteriormente, el aire comprimido juega un papel crucial en la industria farmacéutica. Para estas tareas se exige la máxima pureza y limpieza del aire, ya que en esta industria prima la necesidad de mantener un entorno estéril.

Aplicaciones del aire comprimido en la industria textil

En este ámbito, la energía neumática se emplea para poner en funcionamiento diversas maquinarias esenciales para la confección de los tejidos. También se utiliza el aire comprimido para la limpieza de peines y agujas, lo que hará que los telares funciones de forma perfecta. Gracias a este tipo de energía lograremos tejer de forma hábil y efectiva, en el menor tiempo posible.

Aplicaciones del aire comprimido en el sector de la automoción

Los automóviles necesitan de la energía neumática para funcionar, y también, en su proceso de fabricación. El aire comprimido entra en juego para poder accionar la maquinaria necesaria para fabricar y colocar las piezas, e incluso para pintar la carrocería del coche.

Aplicaciones del aire comprimido en la industria química

En la industria química, el aire comprimido entra en contracto con los productos y por ello, necesita que sea lo más limpio posible. Para ello se recurre al uso de compresores de calidad que eviten la contaminación del aire y así mantener la pureza y esterilidad que requieren ciertos procesos químicos.

Aplicaciones del aire comprimido en la industria alimentaria

En este sector es muy importante que el aire comprimido sea totalmente puro y no tenga rastro de aceite, ya que esto podría dar lugar a lotes contaminados o alterados. Las impurezas también pueden provocar fallos en los circuitos neumáticos y la maquinaria.

Para asegurar y preservar la seguridad de la industria, la Organización Internacional de Normalización (ISO) ha fijado un estándar para la calidad del aire en la industria alimentaria, denominada clase 0 o ISO 8573-1, un tipo de aire de la mayor pureza posible que evita la contaminación por residuos de aceite.


Los comentarios están cerrados