Sistema de extinción de incendios por rociadores automáticos

Sistema de extinción de incendios por rociadores automáticos

Con un sistema de extinción de incendios por rociadores automáticos, gran cantidad de edificios se verán protegidos contra una de las incidencias más peligrosas: los fuegos descontrolados.

Los rociadores automáticos también son denominados sprinklers; se trata de los sistemas más ventajosos contra incendios en muchos tipos de inmueble, sobre todo en edificios institucionales, en hoteles y lugares en donde la afluencia de público o clientes es constante.

Otro de los usos más interesantes de los sistemas de extinción de incendios por rociadores automáticos, se da en viviendas. Por supuesto este tipo de sistema podrá ser montado en cualquier tipo de casa, aunque son los inmuebles en donde residen personas con las facultades mermadas, los lugares más propicios.

Una de las principales y más obvias ventajas de los sistemas de extinción por rociadores automáticos es que, al producirse el fuego, no será necesario que intervengan personas para su sofocación. A través de dispositivos específicos, el sistema se activa cuando detecta temperaturas por encima de lo normal.

Qué son los rociadores automáticos

Muchos usuarios se preguntan qué son los rociadores automáticos. Hay muchas maneras de protegerse contra el fuego, pero como ya hemos indicado arriba, este tipo de sistemas antiincendios es de los más efectivos.

Como también hemos señalado, se trata de un sistema que hace saltar el dispositivo de extinción cuando se detecta una elevación de temperatura por encima de lo normal.

Los dispositivos son controlados tanto por el puesto de alarma como de control; este último sistema es el que dispara la alarma contra incendios. En cuanto a qué son los rociadores automáticos contra incendios, ya nos hemos hechos una idea aproximada.

Sin embargo, también deberemos saber qué tipos de sprinklers hay en el mercado y cuáles son sus usos exactos. Una de los factores fundamentales es la capacidad de calor que aguantará el dispositivo antes de activarse. Así, podremos disponer de bulbos anti incendio de diversos colores:

-El bulbo rojo servirá para rangos de temperaturas en torno a los 68 ºC.

-Amarillo: se activará cuando se produzcan fuegos que provoquen temperaturas ambientales de unos 79 °C.

-Verde: los bulbos sprinkler de color verde son capaces de dispararse ante temperaturas de 93 °C.

-Azul: los rociadores que integren bulbos de color azul, estarán preparados para solventar incendios cuyas temperaturas alcancen los 141 °C aproximadamente.

-Negro: es el tipo de rociador cuya alarma se dispara a las temperaturas más altas, en este caso hasta 260 °C.

Los inquilinos de casas o responsables de locales que se preguntan qué son los rociadores automáticos, también han de saber que en el mercado hay distintos tipos de rociador dependiendo del tipo de riesgo, o sea, sistemas anti incendios dedicados a almacenes, a espacios con remates ornamentales, a espacios residenciales… Podremos servirnos de un rociador de respuesta rápida, respuesta normal, de tuberías seca, de tuberías húmedas…

Cuando quiera dotar a su edificio de un sistema de protección contra incendios efectivo, pregunte a especialistas sobre las clases de sprinklers y sus usos en toda clase de edificios.

Un sistema antiincendios bien instalado, puede prevenir no solo desgracias personales, sino también grandes gastos económicos. Pregúntenos con toda confianza qué son los rociadores y cómo funcionan. Nuestro equipo estará encantado de ofrecerle toda la información que necesita.

Cómo funcionan los rociadores automáticos

En este apartado pasaremos a explicar, brevemente, cómo funcionan los rociadores automáticos. En primer lugar, hay que insistir en que el rociador también es un detector de calor, por lo que se activará cuando la temperatura ambiental suba por encima de rangos normales o habituales.

Una vez se activa el rociador, este proyecta agua sobre el fuego de modo uniforme. También es importante indicar que ante la presencia de graves incendios en los que la temperatura ambiental llega a muchos grados, se activará un segundo o tercer rociador, siempre de acuerdo a las necesidades del momento.

Recordemos que es un sistema de sofocación de fuegos descontrolados en el que no interviene mano humana; por ello ha de estar perfectamente dispuesto y controlado por el personal dedicado a su mantenimiento.

Para profundizar en su principio de acción, diremos que en el momento en que el rociador se activa, el agua que discurre por la tubería separa la clapeta vinculada con la válvula de alarma. Cuando la clapeta es retirada, la cámara de retardo se llena de agua y a través de presostatos y otros dispositivos, se dispara un sonido de alarma. El sonido de alarma se producirá simultáneamente con la caída del agua.

Si quiere saber más sobre cómo funcionan los sprinklers o rociadores automáticos, pregunte solamente a especialistas en protección contra el fuego en edificios.

Los profesionales le informarán sobre las diferencias entre BIEs y sistemas rociadores, extintores de espuma física, nebulizadores y otros. Contáctenos desde su ciudad para conseguir toda la información que necesite. Con sistemas de protección contra incendios en buenas condiciones, no solo evitará sustos y posibles tragedias, sino que también se revalorizará el edificio en su totalidad.


Los comentarios están cerrados