Sistemas de extinción de incendios por polvo químico seco

Sistemas de extinción de incendios por polvo químico seco

Gracias al uso de sistemas de extinción de incendios por polvo químico seco se pueden extinguir incendios de gran calibre en condiciones seguras. La protección de incendios mediante polvo químico es útil frente a incendios de riesgos especiales, en entornos industriales. Este sistema de extinción puede sofocar fuegos de clase A, B, C, K y D; tanto en entornos industriales como en espacios abiertos.

Es especialmente en útil en caso de verse implicados elementos industriales o potencialmente peligrosos. Este tipo de sistema de protección contra incendios puede instalarse en fábricas, naves, grandes superficies y distintos entornos en los que puedan verse implicados equipos de trabajo. Este tipo de sistema se puede instalar para una zona concreta del espacio como una aplicación local, o también para proteger todo el espacio industrial al completo.

Desde Tusocal, como expertos en instalaciones industriales podemos implementar este tipo de sistema de protección contra incendios, así como otros similares pero de igual relevancia y eficacia.

¿Qué es el polvo químico seco?

El polvo químico seco es un tipo de preparado químico muy útil en la extinción de incendios. Los principales productos químicos que se utilizan para generar el polvo químico seco son: bicarbonato sódico o potásico, cloruro potásico, fosfato monoamónico y bicarbonato de ure-potasio. El polvo químico seco es estable, tanto a temperaturas bajas como normales. En las altas temperaturas que provocan los incendios los compuestos del polvo químico se disocian para cumplir su función de extinción.

Uno de los puntos fuertes del polvo químico seco es que en la gran mayoría de los casos no necesita complementarse con agua para extinguir el incendio. A la hora de extinguir incendios el agua puede provocar daños en las estructuras o en los materiales graves. El polvo químico seco no es tan dañino en según que tipo de ámbitos como el polvo químico, sobre todo donde se ven involucrados sistemas eléctricos o maquinaria.

Los compuestos que se utilizan en el polvo químico seco no son tóxicos. Por ello, es un sistema de extinción de incendios muy útil. Cuando el polvo químico seco es arrojado sobre el fuego este sofoca las llamas casi de inmediato. El polvo genera una capa pegajosa sobre el material impidiendo que el fuego abrase los elementos y los deteriore.

Uso del polvo químico seco en la extinción de incendios

El polvo químico seco no conduce la electricidad por lo tanto puede ser muy útil a la hora de proteger sistemas eléctricos, como centrales telefónicas, sistemas informáticos o instalaciones industriales.

El polvo químico seco debe de ser eliminado de las superficies en las que se deposita con suma rapidez después de extinguir el incendio. De esta forma evitaremos que pueda estropear los distintos elementos. A pesar de poder estropear ciertas superficies no es un elemento tóxico y es muy útil en la extinción de incendios. Gracias a la rapidez con la que sofoca el incendio evita múltiples daños y problemas que el fuego puede causar, sobe todo en instalaciones industriales.

De cualquier, el polvo químico seco es un sistema de protección de incendios muy útil. Una de las cualidades del mismo que se puede destacar es la rapidez con la que funciona. Su efecto es casi inmediato. En cuanto se vierte el polvo sobre las llamas el fuego se sofoca debido a las propiedades de los compuestos químicos que lo componen.

Además, el sistema de extinción de incendios por polvo químico seco puede instalarse con sistemas fijos, que unidos a los detectores ayudarían a que la actuación fuese casi inmediata ante la aparición de fuegos.


Los comentarios están cerrados