Extinción de incendios por gases químicos

Extinción de incendios por gases químicos

La extinción de incendios es de suma importancia para la seguridad en el entorno industrial y laboral, así como en lugares públicos. Los sistemas de protección contra incendios están cada vez más optimizados y cuentan con tecnologías más novedosas.

A la hora de proteger un entorno ante la posibilidad de incendios es importante tener en cuenta distintos factores, como las necesidades del entorno o los elementos que se alojen en el mismo.  Ya que, dependiendo del tipo de materiales que se alojen en el espacio, será más recomendable utilizar un tipo de sistema de protección contra incendios u otro.

Existen distintos tipos de sistemas de protección contra incendios, como puede ser, el sistema de extinción de incendios por polvo químico, por agua nebulizada o por rociadores automáticos. Uno de los sistemas de extinción de incendios menos nocivos que existe para las estructuras, es el de extinción por gases químicos.

¿Qué es el sistema de extinción de incendios por gases químicos?

El sistema de extinción de incendios por gases químicos es uno de los sistemas más novedosos del mercado. Son instalaciones previstas de gases químicos para sofocar el incendio o el origen del fuego. Este tipo de instalaciones cuentan con un disparador automático y un sistema de activación que expulsará los gases en caso de producirse un fuego o incendio.

Son muy útiles en distintos tipos de industrias o en cocinas. Deben estar debidamente instalado y contar con los gases adecuados, pero sin duda, es un sistema de protección contra incendios muy efectivo.

Uno de las características más importantes de la extinción de incendios por gases, es que estos sistemas no provocan daños, ni en la red eléctrica ni en distintos materiales industriales. Además, este tipo de gases no son dañinos para el medioambiente.

¿Qué gases se utilizan para extinguir incendios?

Existen distintos tipos de sistemas de extinción de incendios por gases. Como ya hemos dicho anteriormente, son muy útiles y además no son nocivos para el medioambiente ni para distintas estructuras, precisamente esto es así por los gases que utilizan para extinguir los fuegos.

Existen distintos tipos de sistemas de extinción por gases, y depende del gas que se utiliza principalmente.

  • Gas contra incendios con Anhídrido Carbónico CO2:  Sofocan el fuego porque reducen la cantidad de oxígeno. Precisamente por su sistema, son peligrosos para los seres humanos, y no es recomendable instalarlo en lugares donde haya habitualmente personas. Han de expulsarse concentraciones elevadas del gas y son muy útiles en lugares que tengan riesgos eléctricos.
  • Gas contra incendios con Gases Inertes: Este tipo de sistema de extinción de incendios por gases es muy útil en instalaciones donde se encuentren habitualmente personas ya que no es tóxico para los seres humanos. Su funcionamiento se basa en que el oxígeno en el aire se va desplazando hasta que ya no cuente con la concentración necesaria para poder provocarse un fuego. Produce una extinción limpia y libre de residuos. Muy útil para emplearse en lugares con instalaciones eléctricas y donde no puedan realizarse posteriores limpiezas por peligro de dañar las propias instalaciones o estructuras.
  • Gas contra incendios con Gases Fluorados (HFC’s): Estos gases se utilizan de forma directa contra el propio incendio, necesitan concentraciones relativamente bajas y apagan el fuego por enfriamiento de la llama. Poseen una baja toxicidad para los seres humanos, y como todos los sistemas de extinción de incendios con gases, son muy útiles en instalaciones eléctricas.

Ventajas del uso de gases en la extinción de incendios.

Los sistemas de extinción de incendios por gases son muy novedosos, uno de los últimos sistemas en aparecer en el mercado. Su ventaja y utilidad radica en que pueden usarse en industrias o instalaciones que cuenten con sistemas eléctricos. En caso de producirse un incendio y activarse el sistema, los gases sofocarían los fuegos sin dañar el sistema eléctrico.

Algunos tipos de gases que se utilizan para extinguir incendios son tóxicos para los seres humanos, pero no todos. Por lo tanto, eligiendo el sistema que más se adecue a las necesidades del entorno podemos contar con sistema de protección contra incendios no dañino para los seres humanos ni para las instalaciones eléctricas.

A la hora de elegir que tipo de sistema de protección contra incendios es más adecuado deberemos tener en cuenta tanto el material humano como los distintos materiales que encontremos en el espacio. Dependiendo de las necesidades del espacio será más recomendable instalar uno u otro.


Los comentarios están cerrados